domingo, 26 de abril de 2015

LA INVENCIÓN DE LA REALIDAD


 Publicado en LIBROS, La Opinión de Murcia (Sábado, 26 de abril 2015)


El otro día leía en la prensa un artículo sobre el inmortal y rosa Francisco Umbral. Resulta que el escritor madrileño solía escribir los artículos y las crónicas, en muchas ocasiones, mucho antes de haberlas vivido.       Decía el periódico que ‘Umbral dejaba escritos los estrenos, las cenas y las fiestas antes de ir a ellas. De alguna manera se las inventaba, y luego todos esos acontecimientos sociales terminaban por parecerse a los que había escrito Umbral.’ La realidad y  los seres reales que en ella viven, que creen existir al margen de la invención, acaban acomodándose a la ficción previa del creador. Me parece una idea genial que supera toda expectativa creativa.
Hay artistas puros, como Umbral, que se inventan una vida para poder habitar en ella, construyen el mundo a imagen y semejanza de sus fantasías. Al contrario que aquellos escritores intrépidos, Hemingway, Conrad o Jack London, que tras sus aventuras se sentaron a sus escritorios para dar testimonio literario de ellas, existen otros más singulares que invirtieron el proceso: primero fabularon para luego convertir su fábula en acción, materializar sus fantasías. Escribieron y vivieron lo que escribieron. Recuerdo a Marcel Schwob, quién en sus Vidas imaginarias dedica un episodio a Petronio y dice de él que, junto a su esclavo, tras escribir ciertas historias, ambos  ‘maquinaron el proyecto de llevar a la práctica las aventuras compuestas por Petronio’. Para algunos la vida no es suficientemente compleja o interesante y tienen que inventársela. Porque escribir sobre lo que se ha vivido parece un proceso lógico, (los diarios no son otra cosa que una biografía apresurada) pero vivir lo que ya antes se ha escrito no lo es tanto. Digamos que nadie escribe sus memorias antes de vivirlas, ¿o en realidad no hacemos otra cosa que inventar, día a día, capítulos de nuestra gran biografía mental? ¿Soñamos lo que habremos de vivir en el futuro?
Pensemos en Don Quijote, que si bien él no se inventó su vida, sí que se la imaginó tras leer las aventuras de muchos caballeros andantes.  
En el relato de Vila-Matas Porque ella no lo pidió, la genial artista Shopie Calle, caminante de la orilla de la irrealidad, contrata a un escritor para que escriba un cuento que ella deberá  vivenciar, escenificar en el teatro de la vida. Por abulia, por arte, por mera diversión.  


El propio Vila-Matas, uno de los más puros artistas de la evasión que habitan la literatura, ha escrito en alguna ocasión que se inventaba el relato de un viaje que estaba a punto de emprender, para comprobar cómo el futuro real se acomodaba a la ficción previa. No creo que sea una excentricidad si tenemos en cuenta que la literatura es el espejo de nuestro porvenir, y suele prefigurar y condicionar de algún modo nuestro propio mundo.
            En Residuos, la novela del británico Tom MacCarthy, su protagonista ha sufrido un raro accidente que le ha producido amnesia. A lo largo del relato trata de evocar, de reproducir escenas de un pasado que recuerda vagamente y que de algún modo pretende recrear mediante ‘performances’ para  un único espectador: él mismo.
El escritor americano Stephen Crane escribió sobre la guerra antes de haber estado allí. Un poco como Julio Verne, muy documentado y armado con una prosa seductora, consiguió pergeñar unas creíbles crónicas de ambiente bélico que hicieron pensar a los editores que ya había participado en la guerra. Por lo que fue contratado como corresponsal de la Guerra de los Treinta Días. ¿Prefiguró su destino? En todo caso escribió sobre el futuro que viviría hasta unos años después.

       Si la mayoría de las veces, la literatura es producto de la vida, en otras raras ocasiones, la vida es producto de la literatura.  El arte es un espejo en movimiento que refleja nuestros gestos y risas por adelantado. Nadie duda a estas alturas de que en algún guión ya se ha escrito todo lo que nos ha de ocurrir, que la realidad es una invención.


sábado, 25 de abril de 2015

SACRIFICIO DE ROMÁN PIÑA

Resultado de imagen de sacrificio roman piña tormenta vaso

SACRIFICIO
ROMÁN PIÑA
SALTO DE PÁGINA, 2015


Hay una especie de prurito entre algunos lectores, e incluso entre literatos, que parece hacerles creer que la buena literatura ha de ser seria, solemne, y que debe esquivar el humor. Sin embargo, Sterne,  Swift, Shakespeare o Rabelais nos dicen lo contrario. También en Sacrificio el lector podrá encontrar buena literatura teñida de mucho humor, en su vertiente más vitriólica y descarnada.
Sacrificio, de Román Piña (Palma, 1966), nos relata la historia de un detective advenedizo, que está sacando tajada de la crisis que azota al país. Uno de los primeros trabajos que se le presenta es un anodino caso: encontrar a una persona que molesta con insidiosas llamadas telefónicas. Este primer caso conducirá al narrador, el detective privado Pablo Noguera, a conocer a Raúl Palmer. Palmer es un profesor de literatura clásica, hastiado de su profesión docente, con ciertas veleidades literarias, que acabará montando una editorial en Barcelona.
Tras este aparente primer caso de poca monta, los acontecimientos comienzan a sucederse de un modo trepidante. El siguiente caso es más extraño y complejo. Se trata de investigar la desaparición de Horacio Topp, hijo de una familia acomodada, gurú de masas, guía espiritual y campeón paralímpico. Un hombre que se ha hecho a sí mismo, sin brazos, sin piernas…sin paradero conocido.


¿Han secuestrado a Topp? ¿Quién querría hacerle daño al hombre más querido del mundo, al joven que ha conquistado los corazones de miles de personas? ¿Al autor del gran libro de autoayuda Nunca falta nada? Tras el hilo de sus investigaciones, Pablo Noguera descubrirá que este libro fue publicado por un editor cuyo nombre cree recordar: Raúl Palmer, uno de sus primeros clientes.
En esta delirante comedia negra (por el humor y porque se aviene al género policial) nos adentramos en la trastienda del mundo editorial. (Para ahondar más en este asunto, recomiendo La mala puta, del mismo autor, junto a Miguel Dalmau, en Editorial Sloper.)  Piña, es además de escritor, editor, por lo que conoce de primera mano los entresijos de la edición. En Sacrificio, como decía, se destapan algunos de los trapos sucios del universo de este mundillo: contratos basura, productos editoriales, trucos publicitarios. Quizá, para resaltar más la parte grotesca de la historia, se ha preferido contar solo lo más truculento e inconfesable de este mundo. Un mundo que parece alzarse al fondo, como paisaje de la misteriosa desaparición de Topp.





Por la alfombra sucia de Sacrificio desfilan personajes de lo más peculiares. El editor sin muchos escrúpulos; el detective bebedor, lector de Salinger y desgastado por la vida; la bella y ninfómana joven; el gurú espiritual parapléjico; el escritor negro… Todos ellos componen un fresco caricaturesco, a veces poco creíble, pero siempre acertado. Acertado porque la novela funciona como una parodia de sí misma, como una gran broma en la que lo más terrible del ser humano se ofrece embadurnado de cinismo e ironía. Y quizá, ahí está una de las claves para que este libro funcione. La habilidad que muestra Piña en narrar los hechos más truculentos, a veces incluso abominables, con frialdad, distancia y mucha mala leche. Una mezcla entre el más irónico Quim Monzó y las pesquisas de Colombo.
La prosa de Piña es limpia, a veces coloquial, pero siempre correcta. Sin excesos ni vacilaciones. Además, la estructura de esta novela breve, dividida en cortos capítulos titulados con nombres de los personajes, consigue que la lectura sea fluida, y que avance a un buen ritmo, sin sobresaltos, sin estridencias, sin que el lector se caiga.

Una historia, en definitiva, divertida, macabra e histriónica por momentos, de aparente ligereza, pero que clava una afilada, sutil  y crítica mirada en el mundo de las editoriales y en la perversidad del ser humano.  

lunes, 20 de abril de 2015

MESA REDONDA SOBRE BLOG Y CRÍTICA LITERARIA EN LA BIBLIOTECA REGIONAL

SEMANA DEL LIBRO 2015


La Región de Murcia es una tierra fértil también en Literatura. Autores, revistas, editoriales, críticos, bibliotecas, premios, encuentros, recitales... nuestro entorno está rebosante de creaciones de calidad y de ofertas literarias atractivas que deben estar bien a la vista para todos.
Por todo esto la Biblioteca Regional ha organizado una serie de actividades que pretenden, al calor de la celebración del Día del Libro, dar a conocer a los ciudadanos esa riqueza creativa promocionando la lectura, la edición y la literatura de autor murciano.

Salón de actos de la Biblioteca Regional. 19:30 h.
- 21 de abril. Mesa redonda de blogueros y críticos. Moderador: Pedro Pujante. Intervienen: Vega Cerezo, Antonio Parra Sanz y Antonio Ubero.

viernes, 17 de abril de 2015

LA CARTAGENA MISTERIOSA DE SERGIO GOMES











LA MANO DE MIDAD
ANTONIO PARRA SANZ
EDITORIAL AMARANTE, 2015

LA CARTAGENA MISTERIOSA DE SERGIO GOMES

Publicado en LIBROS, La Opinión de Murcia

Al parecer el género detectivesco está de enhorabuena en Murcia. Recientemente, el triunfo  de Víctor Ros de Jerónimo Tristante. Y ahora llega a nuestras lindes un nuevo y peculiar investigador: Sergio Gomes.
El detective Sergio Gomes llega a Murcia  a pasar lo que prometían ser unas apacibles vacaciones en el Hotel Entremares, en La Manga. Descanso, buena dieta y nada de trabajo. Sin embargo, un caso, en apariencia sencillo, se cruza en su camino, la muerte de Benjamín Blaya, ¿un accidente, un suicidio o quizá un crimen? La policía ya ha dado carpetazo al asunto, pero este empecinado detective no cejará hasta recomponer todas las piezas del puzle de esta misteriosa muerte.
Las investigaciones de este peculiar detective, de  mirada vitriólica y carácter descreído, conducirán al lector a través de un sinfín de aventuras por estampas de una Cartagena reinventada, frecuentando una galería de personajes peculiares, oscuros y poliédricos, y situaciones de lo más extravagantes, hasta concluir en la resolución de un caso que no es lo que parecía. 
¿Y quién nos regala esta historia? El autor, profesor de literatura, ensayista, crítico literario, agente cultural y novelista Antonio Parra Sanz (Madrid, 1965), un escritor orquesta, capaz de afinar el violín  de su prosa en muy distintos registros: el relato, la crónica, el guión y sobre todo en la novela. Y dentro de la novelística, parece haberle tomado el pulso al relato policíaco. Es este un género, además, que no permite deslices ni errores, ya que su composición debe ser precisa en su arquitectura, cada pieza ha de estar colocada en su lugar oportuno; los personajes han de ser criaturas vivas que actúen como resortes indispensables y funcionales de la narración. La trama no se puede prestar a giros innecesarios ni redundancias. Y en este sentido, hay que reconocer que Parra Sanz logra con creces su cometido, porque su prosa limpia, ágil y de una precisión inaudita logra hacer discurrir la peripecia narrativa por los meandros de lo impredecible, haciendo que el lector disfrute de la duda, del desconcierto, hasta desembocar en un delta concéntrico, conclusivo, revelador y bien cimentado desde su origen.
Varios son los aciertos de este libro, deudor de la novela negra clásica y del cine noir norteamericano, de quien recoge una factura visual de alta definición. El primero, como ya hemos ido comentando, su prosa equilibrada, que a golpe de frase, construye un artefacto narrativo sin fisuras y suave por el que el lector se desliza sin aparente riesgo. En segundo lugar, la mirada de Antonio Parra Sanz disecciona con ironía, mordacidad y espíritu sherlockholmesiano nuestra sociedad y sus aristas: política, economía, urbanismo,  tráfico de drogas y de material arqueológico, inmigración, prostitución, fraude, política, corrupción… Por otro lado, su lupa arroja luz sobre la silueta siempre difusa del alma humana y  nos muestra su desnudez y los entresijos de nuestras propias miserias cotidianas: el miedo a la soledad, la banalidad del mal, el odio, la envidia, el éxito y sus consecuencias, el amor, el deseo no correspondido y sobre todo la avaricia, asunto central, que toma del rey frigio Midas,  su célebre leyenda como símbolo ineludible.  
Como todo buen libro, La mano de Midas presenta varios niveles de lectura. Es un juego, un entretenimiento, quizá, como diría Borges, la única función a la que debiera aspirar la literatura. También es una honda y lúcida mirada a nuestra realidad, al presente y al ser humano que en ella habita. Una mirada que no es inocua, que hará reflexionar y que, alejada de maniqueísmos, nos plantea cuestiones nada cómodas: ¿cómo es posible que un ser oscuro sea también alguien compasivo, con sentimientos puros? ¿Es más valiosa una vida que la otra? ¿Qué estarías dispuesto a hacer por amor?
Que cada lector elija su lectura, en todo caso, La mano de Midas, las contiene todas.
Uno de los mejores libros de esta temporada.




viernes, 10 de abril de 2015

YA TENEMNOS CARTEL DE LA SEMANA DE LA LITERATURA EN ALHAMA DE MURCIA



El sábado 18 de abril comienza la Semana de la Literatura de Alhama de Murcia.


MESA REDONDA-TERTULIA Y RECITAL DE MICRORRELATOS Y RELATO BREVE

Participantes:




  • Coordinador: Pedro Pujante. Escritor, crítico literario  y maestro de inglés.



  • Basilio Pujante. Doctor en Literatura, profesor de Secundaria, miembro de Colectivo Iletrados y escritor.



  • Eric LunaMáster en Escritura Creativa y Diplomado en Biblioteconomía y documentación. Escritor y poeta.



  • José Óscar López. Profesor de Literatura, escritor, poeta. Máster en Literatura Comparada y en Guión de Cine.

  • Mariano Sanz. Ingeniero Técnico Industrial. Escritor y viajero. Ha publicado varios libros como 'Cuentos truculentos', 'El Badía, viaje por el Sahara Occidental' , Desde el asilo y  Recuerdos del Sáhara y otros relatos.


Acto:

En primer lugar se realizará una lectura con proyección de fotografías para homenajear a Alfonso Martínez-Mena. Después habrá una mesa redonda-coloquio que versará sobre el microrrelato como discurso narrativo contemporáneo: su origen y actualidad. La actividad estará abierta a un debate con el público. Después los participantes recitarán micorrelatos y textos de su autoría.

lunes, 6 de abril de 2015

EN LA CABEZA DE BRUNO SCHULZ, DE MAXIM BILLER

EN LA CABEZA DE BRUNO SCHULZ
MAXIM BILLER
MINÚSCULA, 2015

Hay libros que deben  parte  de su vigor al número ingente de  motivos que acumulan sus páginas. Ulises de Joyce, por poner un ejemplo, no se podría reducir a unos pocos párrafos sin perder su fuerza. Sin embargo, esto no es óbice para que libritos de pequeña envergadura se conviertan en grandes obras. El extranjero, de Camus o La metamorfosis, de Kafka, servirían de ejemplo. Y casi, al azar he traído estos dos títulos que se bastan con un centenar de hojas, y me doy cuenta de que ambos tienen algo que ver con este que aquí comento, aunque en realidad nada tienen que ver. El horror, lo fantástico como puerta hacia la miseria humana, el dolor y la nada…Trataré de explicarme, empezaré por el principio.
Esta breve historia, que firma Maxim Biller (Praga, 1970), se sitúa entre la metáfora de pesadilla y el relato biográfico. Nos cuenta lo que le ocurre a Bruno Schulz, o más bien lo que ocurre en su cabeza, cuando llega a su pueblo un doble del escritor Thomas Mann. Schulz escribe una carta al verdadero Mann y le narra los extraños acontecimientos que comienzan a suceder en su pueblo. Esa carta es además un grito desesperado que busca salvarse de un mundo que parece desmoronarse, tornarse infernal.
BRUNO SCHULZ

Sin embargo, los hechos (mezclados con los sueños, con el miedo, con la ansiedad, con el delirio), teñidos por un halo onírico y a veces de un patetismo hiperbólico,  no dejan de ser la anunciación, el preámbulo de lo terrible, de lo que está por ocurrir en la Europa de finales de los años 30.
El terror es el monstruo que anida en el cuerpo, sobre todo en la mente desquiciada del pobre profesor de dibujo Bruno Schulz, hombre pusilánime con ambiciones literarias, pero azorado por sus inseguridades y por visiones nefastas y apocalípticas, que si no fuesen dirigidas a un lector-testigo del siglo XXI, parecerían más una historia fantástica de horror, que una cruda alegoría de la historia reciente de Europa. Y más, si el lector sabe los hechos horribles y deleznables que tuvieron lugar en torno a la vida –y muerte- del escritor polaco.
En esta historia escueta se condesa una niebla, una cerrazón narrativa que consigue una lograda atmósfera de horror gracias a su pretendida irrealidad;  que se comunica con nuestro mundo real por un sutil pero verificable cordón umbilical de sensaciones, angustias, sutiles símbolos.
Magistral recreación  literaria del hombre que huele su propio final, el monólogo fantasmal de un espíritu que intuye su propia muerte y que trata de escapar en vano del miedo que lo destruye, que lo diluye en la nada.



martes, 31 de marzo de 2015

ASESINATOS CON ARTE, DE JOSÉ LUIS CARAMÉS LAGE

Resultado de imagen de asesinatos con arte

ASESINATOS CON ARTE
JOSÉ LUIS CARAMÉS LAGE
MAR EDITOR, 2014



La relación entre arte y crimen es inusual, paradójica, pero no es algo nuevo. Recordemos aquel irónico ensayo que firmó el opiómano inglés Thomas  de Quincey titulado El asesinato considerado como una de las bellas artes (1827), o esa otra sentencia de  André Breton, recogida en su Segundo Manifiesto Surrealista, en la que explicaba que el ‘acto surrealista más simple consiste en salir a la calle con un revólver en cada mano y, a ciegas, disparar cuanto se pueda contra la multitud.’

JOSÉ LUIS CARAMÉS LAGE

Tratando de fusionar la maldad con la belleza estética ha escrito José Luis Caramés Lage (La Coruña, 1945) esta historia negra, que le valió el Accésit del IV Premio de Novela Negra Wilkie Collins.
En ella, Claudia Lamas, una artista muy peculiar, pintora que tiene un genuino sentido de la estética, se verá envuelta en la investigación de un horrendo pero más que singular caso de asesinatos en serie. Crímenes que se configurarán de un modo estético, en la búsqueda desquiciada de alinear el macabro homicidio con el arte.
Las escenas del crimen se convertirán en retablos humanos de lo macabro, cadáveres colocados de tal modo que imiten cuadros famosos. Primero un icono ruso cargado de simbolismo; después, el celebérrimo Caballero de la mano en el pecho, y  El Cristo amarillo, de Gauguin.

Un asesino de gustos refinados, narcisista, que busca a través del horror y la muerte trazar un plan,  y crear una especie de obra de arte para desconcertar y llamar la atención sobre su persona. Además, las víctimas no serán sujetos elegidos al azar, sino exquisitos músicos de origen ucraniano, miembros de la Orquesta Sinfónica de Galicia.  Música, pintura, arte, muerte.
La belleza de la música y la pintura, drogas alucinógenas y gusto por lo sofisticado se entremezclan en este sugerente y adictivo thriller de alta cultura y gran impacto visual en el que la muerte se convertirá en un horroroso manierismo artístico, fruto de una de las mentes más trastornadas y enigmáticas de todos los tiempos.
Al final de la narración asistiremos a un giro que nos hará temblar y preguntarnos, ¿qué esconde la mente humana, creadora de lo más bello y de lo más atroz?